Personajes Celebres


SAN JOSE GABRIEL DEL ROSARIO BROCHERO

Allá por 1840, nació en Santa Rosa José Gabriel del Rosario Brochero, más conocido como el Cura Gaucho. Su familia, compuesta por sus padres y otros nueve hermanos, eran muy católicos, por lo que este joven ingresó al seminario y fue ordenado sacerdote en 1866.

Unos años más tarde, se hizo cargo del Curato de San Alberto, ubicado al oeste de la provincia, cuyos pobladores vivían sumamente alejados y sumidos en condiciones de pobreza. Así y todo, luchó no sólo por acercarlos a la fe sino por mejorar sus condiciones de vida y su educación, por lo que siempre se ha recalcado su compromiso y su trabajo por la comunidad. Junto a la gente de esa zona, llevó adelante la construcción de caminos para mejorar la infraestructura del lugar, y construyó la Casa de Ejercicios en Villa del Tránsito, que fue declarada monumento histórico nacional y está ubicada en Villa Cura Brochero, al noroeste de la provincia. En esa localidad realizó también otras edificaciones y obras de infraestructura. Falleció el 26 de enero de 1914 y sus restos descansan en la iglesia de esa localidad de traslasierras.
Pero José Gabriel Brochero no ha sido el único personaje, también deben ser mencionados otros a los que el manto del olvido a escondido desde hace tiempo.

CORONEL JOSÉ MANUEL SALAS

El primero a rescatar es el Coronel José Manuel Salas, que ha sido bautizado por el doctor Eiant Krieger como un guerrero olvidado. Nacido en 1804 en nuestro pueblo fue en su juventud un militar que detuvo desde el Norte de Córdoba los avances de los indios. Al madurar en edad también maduró su causa y se alió al General Paz bajo la bandera unitaria, teniendo que huir de la batalla de Quebracho Herrado. Pasados los años se convirtió en uno de los principales aliados del General Urquiza y se estableció en Federación Provincia de Entre Ríos donde fue asesinado en 1870 por orden de López Jordán, quien un año después mandaría a matar a Urquiza.

Tal vez por una ironía del destino este hombre hoy no es recordado en Federación por sus proezas como militar que le valieron elogios de los generales Paz y Urquiza, sino que es recordado por su obra como estimulador del progreso, puesto que en su paso por esa localidad estimuló diversas actividades productivas en la región como los cítricos y la explotación forestal además de haber trabajado en pos del urbanismo, en este último caso su trabajo fue destruido al quedar sepultado el antiguo asentamiento de Federación por las aguas de la Represa de Salto Grande en el río Uruguay.

LUIS ROBERTO GARCÍA


Pero no todos los grandes hombres y mujeres de nuestro pueblo emigraron, otros permanecieron y desarrollaron su obra desde nuestra villa como Luis Roberto García, nacido en 1829. Un hombre que se opuso a la oligarquía gobernante y militó en los nuevos partidos de fines del siglo XIX teniendo amplios contactos con Leandro Nicéforo Alem, lo cual le valió el exilio de nuestra localidad hacia la ciudad de Córdoba por correr peligro su vida. Pero su más grande aporte a nuestro pueblo fue como benefactor de la educación de la mujer al donar los terrenos donde hoy se encuentra el Instituto del Santísimo Rosario, que en sus comienzos se desarrolló como colegio de señoritas.

PRESBITERO MOISÉS QUINTEROS


Otro de nuestros más grandes personajes fue el presbítero Moisés Quinteros. Este hombre bautizado en nuestra parroquia en 1861, se convirtió en el primer intendente de nuestra localidad allá por 1896, si bien se mantuvo en este cargo por sólo dos años es de destacar su obra como la construcción del edificio municipal en 1897, el establecimiento como días de descanso los Domingos y Feriados, las patentes de los vehículos y la compra de los terrenos para un matadero de reses. Todo esto sin descuidar sus obligaciones como sacerdote a cargo no sólo de nuestro pueblo, sino también de las capillas rurales por esos momentos de más difícil acceso que hoy.

PRESBÍTERO FRANCISCO FERREYRA


Desde otras localidades también llegaron personas que realizaron grandes acciones en nuestro pueblo como el sucesor de Moisés Quinteros, presbítero Francisco Ferreyra que oriundo del departamento Río Segundo coordinó la Sociedad de Beneficencia de San Vicente de Paul, dicha fundación es la que luego fundaría el Hospital Vicentino, antecesor directo de nuestro Hospital Regional Ramón Bautista Mestre. Sus preocupaciones también se orientaron hacia la educación y en 1908 comenzó la construcción del hoy Instituto El Salvador, el cual llegó a recibir alumnos de provincias limítrofes y hasta de Perú.

PRESBITERO DR. HORACIO FERREYRA


Sobrino de este sacerdote también fue el hombre que gestionó la construcción arquitectónica más importante de nuestro pueblo, el Templo Parroquial Santa Rosa de Lima, el Presbítero Doctor Horacio Ferreyra, que continuó la obra de su tío y colaboró con la Sociedad de Beneficencia de San Vicente Paul.

OTROS PERSONAJES RECORDADOS


También existieron personajes igual de célebres aunque realizaron aportes más modestos, como Doña María Secundina López, que desarrolló sus acciones como maestra particular educando desde su humilde casita y trabajó toda su vida ayudando a sus vecinos en lo que estos necesitaran. Su aporte puede haber sido muy modesto, pero su cariño cavó tan hondo en esta localidad que hoy el IPEM 327 lleva su nombre.

Los vecinos más memoriosos también recuerdan a Manuel Olmos, primer canillita que legó su oficio a sus hijas que aún conservan su viejo kiosco en la Plaza San Martín. Esos mismos vecinos también recuerdan con una sonrisa a Juan Ferreyra, que repartía encomiendas desde la Terminal de ómnibus, ubicada por entonces en el bar Belgrano y que se levantaba bien temprano y golpeaba las puertas de los viajeros para que estos no perdieran su colectivo. Y como ellos hay personas que cada día desde una humilde posición hacen de nuestro pueblo un pueblo cada día mejor.